Entrevista: "Lo de YPF es una cortina de humo para tapar un fracaso"

 

Publicado en el Suplemento Enfoques, diario La Nación, el 25 de marzo de 2012

 

Por Ricardo Carpena 

 

Cuando María Eugenia Estenssoro asegura que "los Kirchner no tienen una historia de defensa de lo nacional" quizá no tiene idea de las tempestades que despertará en el planeta K, tan afecto a la construcción de un pasado heroico para sus líderes. Pero sí tiene idea de lo que dice porque fundamenta esa crítica con datos, fechas y cifras que ponen el dedo en la llaga que más le duele al oficialismo: "Néstor Kirchner se asoció con Menem a la desnacionalización de YPF". Claro que la senadora nacional de la Coalición Cívica no se queda en el pasado: también critica a Cristina Kirchner por considerar que el supuesto intento de estatizar YPF, que esta semana, sugestivamente, no descartó el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, es "una cortina de humo con la cual se intenta tapar el fracaso de una política petrolera que priorizó las importaciones de energía y castigó a la industria nacional".

 

Columna de opinión: La verdadera historia de la venta de YPF

 

Por María Eugenia Estenssoro

 

Publicado en el diario La Nación el 12 de mayo de 1999

 

La empresa Repsol ha hecho una oferta muy audaz y riesgosa para comprar el 100% de YPF. Digo esto porque Repsol está empeñando más de lo que tiene para quedarse con la petrolera argentina. Repsol es una empresa con un patrimonio de US$ 7500 millones, con ventas por 22.200 millones al año, pero con una rentabilidad baja, de sólo 1000 millones: ¿cómo hará para repagar el préstamo de US$ 15.000 millones (dos veces su patrimonio) que tomó para comprar YPF?

Columna de opinión: Después de Bolivia, ¿nosotros?

 

Por María Eugenia Estenssoro

 

Publicado en el diario Perfil, el 7 de mayo de 2006

 

Hace unos meses, cuando Evo Morales anunció en su discurso inaugural que Bolivia debía recuperar “el control” de sus hidrocarburos, pensé: “Este es el momento de hacer algo así en Argentina.”
Pero tras analizar la situación petrolera nacional, me temo que será muy difícil recuperar el protagonismo regional e internacional que perdimos en 1999, cuando el presidente justicialista Carlos Menem, con el apoyo de Néstor Kichner, entonces gobernador de la provincia de Santa Cruz, impulsó la innecesaria extranjerización de YPF.

Recuerdo que entonces fui una de las pocas personas que se opuso abiertamente a la venta a los españoles. YPF pasó de ser una empresa privada de capital abierto, pero controlada accionariamente y estatutariamente por el Estado argentino (que mantenía el 20% de las acciones y una acción dorada que impedía su compra hostil), a ser una compañía española con un solo dueño, Repsol.                         

La Argentina no sólo perdió el control de su gran petrolera, sino que inició un proceso de progresiva desnacionalización y literal depredación de sus hidrocarburos. Gracias a esta política miope, avalada por el gobierno, hemos pasado de ser un país productor y exportador de petróleo, a convertirnos en uno dependiente, importador de gas y pronto de crudo también.

Para colmo, ahora se nos quiere embarcar en una irresponsable aventura más política que petrolera, junto a Hugo Chávez y su gasoducto continental. El presidente de Venezuela no ha podido siquiera asegurar el mantenimiento de la autopista que une el aeropuerto internacional de su país con Caracas, clausurada en enero, pero sí esperamos que logre construir y operar un gasoducto de 10 mil kilómetros, sin precedentes en el mundo.
Si bien celebro el deseo expresado por los presidentes Kichner, Chaves, Morales y Lula de impulsar la integración energética de la región, me apena que Argentina sea la hermana pobre de un acuerdo dudoso, cuando estábamos listos para ser protagonistas de una coalición real.
Hace exactamente 11 años, cuando mi padre murió en un accidente aéreo, el cual muchas personas señalan como un atentado, la situación era otra. Bajo su liderazgo, YPF no sólo alcanzó niveles de producción, exploración y ganancias record, sino que encaró un ambicioso plan comprando yacimientos en Rusia, Asia, África, América Central, Bolivia, Perú y Ecuador. Su visión era que YPF fuera la nave insignia de una integración petrolera del sur de Sudamérica. En esa época se construyeron oleoductos y gasoductos a Chile (hoy vacíos), y había conversaciones avanzadas con Brasil y Uruguay.
Cuando Néstor Kirchner anunció, a poco de asumir, que revisaría las privatizaciones mal hechas, pensé que la primera sería YPF. Pero, para mi desconcierto, en vez viajó a España a abrazarse con el Rey Juan Carlos y el presidente de Repsol.
Hace poco, revisando documentación de YPF descubrí que Kirchner fue clave en la extranjerización de YPF. Como dueña de casi el 4% de las acciones de la empresa y con un miembro en su directorio, Santa Cruz podría haberse negado a vender su parte. Pero nuestro actual presidente no se opuso y prefirió cobrar el producido de la venta de las acciones provinciales, 650 millones de dólares, que terminaron en desconocidas cuentas internacionales. Quien fuera su representante en YPF, ahora es el Secretario de Energía. ¿Podemos creerles cuando dicen defender el interés nacional?

Columna de opinión: YPF, una pérdida irrecuperable

 Por María Eugenia Estenssoro


Publicado en el diario La Nación, el sábado 6 de mayo de 2006


En 1999, el gobierno justicialista del presidente Carlos Menem, con el apoyo del entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, hoy presidente de otro gobierno justicialista, impulsó y permitió la innecesaria extranjerización de YPF.
De ser una empresa privada de capital abierto, pero controlada accionaria y estatutariamente por el Estado argentino (que mantenía el 20% de las acciones y una acción dorada que impedía su compra hostil), YPF pasó a ser una empresa española con un solo dueño, Repsol, y una beneficiaria principal: España.
De este modo, nuestro país perdió el control de su gran empresa petrolera, con lo que inició, además, un proceso de progresiva desnacionalización y literal depredación de sus hidrocarburos.

Comunidad



El próximo Google Hangout de María Eugenia es el 27/03/2013. Para mas información, hacé click aquí

Hacé click aquí y conocé nuestra galería de Video, y suscribite a nuestro canal en Youtube.
 

La Fundación Equidad, presidida por María Eugenia Estenssoro, es una organización sin fines de lucro que implementa programas sociales y educativos utilizando como herramientas básicas la computadora e Internet.

                                                      

Grupos Temáticos